Skip to content
Home Noticias breves EL "MATRIMONIO GAY" NO ES UN DERECHO HUMANO
EL "MATRIMONIO GAY" NO ES UN DERECHO HUMANO PDF Imprimir E-mail
Usar puntuación: / 1
MaloBueno 
Escrito por Administrator   
Miércoles, 15 de Junio de 2016 19:06

Estamos asistiendo a una ofensiva ideológica de enorme alcance que, sobre la base del poder e influencia de una minoría, intenta convertir sus preferencias singulares en normas de obligado acatamiento legal.

EDITORIAL Lunes, 13. Junio 2016 gaceta.es

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos ha dictaminado que no hay obligación de implantar el llamado matrimonio homosexual. El artículo 12 del Convenio –recuerda el tribunal- consagra “el concepto tradicional del matrimonio como la unión de un hombre y de una mujer”. Por consiguiente, nada impone a los gobiernos la “obligación de abrir el matrimonio a las personas de mismo sexo”. El Tribunal no desautoriza a aquellos países que han creado la figura del matrimonio homosexual, pero avala la posición de aquellos otros que han optado por mantener el concepto clásico.

Esta sentencia es de una importancia trascendental porque frena en seco las aspiraciones de quienes desearían imponer por ley su ideología particular. En los últimos años venimos asistiendo a una ofensiva ideológica de enorme alcance que, sobre la base del podere influencia de una minoría, intenta convertir sus preferencias singulares en normas de obligado acatamiento legal.

Semejante operación requeriría al menos dos cosas para ser legítima: una, que tales preferencias fueran objetivamente racionales; otra, que suscitaran la aprobación de una minoría. Pero la ideología de género, de la que el “matrimonio homosexual” forma parte, ni es racional, porque niega la evidencia antropológica, ni suscita la adhesión de mayorías, pues ha sido contestada en todos aquellos lugares donde se ha sometido a referéndum popular.

 

Importa subrayar que no estamos hablando de sexualidad, pues nada se juzga acerca de la inclinación hacia un sexo u otro. Tampoco estamos hablando de derechos, pues nadie discute la opción de regular los eventuales derechos sociales que pudieran derivarse de determinadas formas de convivencia. De lo que estamos hablado es de filosofía social, de antropología, de la idea que una sociedad se hace de sí misma y de su permanencia en la historia. La especie humana se compone de hombres y mujeres; las sociedades humanas las forman mujeres y hombres. Es natural que la institución que prolonga su supervivencia –y eso es, al cabo, el matrimonio- refleje en su interior esa dualidad. Una humanidad compuesta sólo por varones o sólo por mujeres sería inviable. Por eso el matrimonio propiamente dicho, como institución material, es heterosexual por naturaleza. Resulta profundamente irracional pretender imponer por ley la obligación de que esta evidencia sea ignorada.

La sentencia del Tribunal de Estrasburgo viene a poner un poco de racionalidad en el desquiciado paisaje que hoy vive Europa, una Europa que parece frívolamente lanzada hacia su suicidio colectivo. Y respalda a aquellas sociedades que se niegan a sucumbir al caos intelectual de nuestro tiempo.

Comentarios (0)Add Comment

Escribir comentario
Más pequeño | Más grande

security code
Escribe los caracteres de la imagen


busy
 

El Foro en su e-mail

Escriba su correo electrónico:

Encuesta

¿ CÓMO CREE QUE DISMINUIRÍA EL NÚMERO DE ABORTOS ?
 

COMPRENDER LA IDEOLOGIA DE GENERO EN MENOS DE TRES MINUTOS

VER VIDEO

Publicidad

 



 

 

Acceso al sitio