MAS DIVORCIOS PESE A LA CRISIS Imprimir
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 
Escrito por Administrator   
Miércoles, 21 de Septiembre de 2011 16:44
Escucha este artículo Escucha este artículo

El nuevo dato del INE rompe la tendencia descendente de separaciones que comenzó en 2007
20/09/2011 ABC MADRID

Malos tiempos para la familia, el elemento clave de la sociedad. Según datos hechos públicos ayer por el Instituto Nacional de Estadística (INE), en 2010 se produjeron 110.321 disoluciones de matrimonios, un 3,9% más que en 2009. Se rompe así la tendencia descendente iniciada en 2007. En el capítulo de rupturas se engloban las separaciones, los divorcios y las nulidades.

Por tipo de disolución matrimonial, hubo 102.933 divorcios (un 4,7% más que en 2009), 7.248 separaciones (un 5,6% menos) y 140 nulidades, un 10,2% más que en 2009. Los divorcios representaron el 93,3% de las rupturas matrimoniales en 2010, frente al 6,6% de las separaciones y el 0,1% de las nulidades. Se consolida, pues, la tendencia al alza de los divorcios en el global de las disoluciones matrimoniales.

El mayor número de rupturas tuvo lugar en la franja de edad entre 40 y 49 años, tanto en hombres como en mujeres. La edad media de las mujeres en el momento de la disolución fue de 42,0 años y de 44,6 en el caso de los hombres. Son algo superiores a las registradas en 2009 (41,9 para las mujeres y 44,4 años para los varones). La duración media de los matrimonios disueltos en 2010 fue de 15,5 años, inferior a la observada en 2009.

En el 57,1% de las rupturas matrimoniales se asignó una pensión alimenticia. Es un tanto por ciento similar al de 2009 (57,5%). En el 87,5% de los casos el pago de la pensión alimenticia le correspondió al padre (88,7% en 2009), en el 5,0% a la madre (5,3% en el año anterior) y en el 7,5% a ambos cónyuges (6,0% en 2009).

La custodia de los hijos menores fue otorgada a la madre en el 83,2% de las rupturas matrimoniales, cifra parecida al año anterior (84%). Por lo que respecta a la presentación de la demanda de disolución matrimonial, en el 47,9% de los casos fue presentada por ambos cónyuges (45,5% en 2009), en el 32,5% por la esposa (30,1% en 2009) y en el 19,6% por el marido (24,4% en 2009).

El 72,4% de las demandas de divorcio se resolvió en menos de seis meses, mientras que el 8,1% se demoró más de un año. En las separaciones, el 76,7% se aclaró en menos de seis meses y el 7,1% tardó más de un año.

La duración media de los procesos fue de 4,8 meses, ligeramente inferior a los 4,9 meses observada en el año anterior. La duración media del procedimiento de disolución fue algo menor en las separaciones (4,4 meses) que en los divorcios (4,8 meses).

El número de disoluciones matrimoniales por cada 1.000 habitantes en España fue de 2,35 en el año 2010, superior a la registrada el año anterior (2,27). Por comunidades autónomas, las que cifraron las mayores tasas de rupturas por cada 1.000 habitantes fueron Cataluña (2,78), Canarias (2,72) y la ciudad autónoma de Ceuta (2,73). Por el contrario, las comunidades autónomas con menores tasas fueron Castilla y León (1,73), Extremadura (1,76) y Castilla-La Mancha (1,82). Madrid ocupa el lugar 13.

«Sin tiempo de reflexión»
Para el director del Foro Español de la Familia, Ignacio García-Juliá, «el motivo del aumento de tasa de divorcios es evidente». Lo explica de esta manera: «La ley de divorcio exprés, por la que se puede uno divorciar unilateralmente y sin expresar la causa, ha incrementado el número de divorcios y ha hecho que sean más traumáticos. No hay tiempo de reflexión. Ha aumentado la conflictividad derivada de no escuchar a la pareja».

Eduardo Hertfelder, presidente del Instituto de Política Familiar, comentó a ABC: «A pesar de que la crisis económica ha hecho que se pospusieran algunas rupturas y que se produjera algún estancamiento en los últimos años, era una situación ficticia y los divorcios ya están creciendo otra vez».
Alejandro Gilabert, abogado matrimonialista, coincide con los anteriores puntos de vista: «Creo que se produjo un incremento en el número de divorcios a partir de la entrada de la nueva ley del divorcio, al facilitarse los trámites y no ser obligatorio el paso por la separación».

 
SEF by ARTIO